La evolución de los reproductores portátiles de música.

La evolución de los reproductores portátiles de música.

La música puede llegar  a ser, para varios, una forma de encontrarle sabor a la vida, para otros un pasatiempo y para otros tantos una forma de vida. Por la razón que sea, el ser humano ha buscado a través de la historia llevar consigo aquella cosa tan bonita a cualquier parte por ejemplo al parque, a una fiesta, para hacer ejercicio, para acompañar su camino y demás actividades diarias.

Desde  la aparición del fonógrafo (1877), la ciencia se ha dado a la tarea de hacer reproductores de audio accesibles a la población, que a la vez sean cómodos y de fácil transportación.

Ya a principios del siglo XX se introdujeron los gramófonos (reproductores de discos) contenidos en una maleta que se podían llevar a cualquier lado, claro que también necesitabas una maleta extra para los discos de carbón, que además de pesados eran muy frágiles. Sin embargo un poco más tarde apareció la cinta electromagnética, lo que posibilitó la transformación de los reproductores de música a algo más sencillo de llevar.

No obstante, la revolución de los reproductores móviles se dio en los años 60 cuando Philips lanzó al mercado el cassette y su respectivo reproductor llamado originalmente “Audio compact cassette”, que  fue concebido para reemplazar al pesado magnetófono.

Podemos decir que para la época, este fue un gran gadget, pues no sólo se podía escuchar cassettes, con este reproductor también podías grabar tus charlas con amigos, hacer tus propias entrevistas y guardar ese concierto al que ibas con emoción.

Años más adelante (1979) nacería el recordado y nunca olvidado Walkman de Sony TPS-L2, el cual ofrecía calidad de sonido a través de unos novedosos audífonos estéreo, sin embargo su precio aún era elevado, digamos que era el Iphone en aquella época. El walkman de Sony fue todo un símbolo de los años 1980. Pero después con el avance de la tecnología, en el año de 2004 se dejó de fabricar.

Con el avance en la tecnología llegaron varios gadgets de audio portátil que quedan más en el recuerdo pues su lapso de vida fue muy corto, como el reproductor Dat que fue el primer formato de casete digital comercializado, y el Minidisc con formato de audio digital de alta calidad que empleaba un pequeño disco de makrolon recubierto y encapsulado cuya grabación se efectuaba por medio del sistema magneto-óptico. Para su desgracia la llegada del disco compacto fue un golpe que los noqueó.

El Disco Compacto nos trajo el Discman, que era complicado de cargarlo y su vida de reproducción dependía de la marca de pilas con las que funcionaba ¿recuerdas cómo brincaba el disco con cada paso que dabas?, bueno eso fue solucionado más adelante conforme avanzaba la tecnología.

 

Ahora todo lo podemos resumir en un sólo término: MP3

Este formato fue desarrollado principalmente por Karlheinz Brandenburg, la primera patente se tiene registrada en el año 1987, pero no fue hasta julio de 1995 cuando Brandenburg usó por primera vez la extensión .mp3.

El MP3 fue el primer formato de compresión de audio popularizado gracias a Internet, ya que hizo posible el intercambio de ficheros musicales. Quién no recuerda esas largas horas de espera para descargar una sola canción de Napster, que por lo regular descargabas en la noche para que tu conexión no fuera interrumpida con una llamada.

Después de esta novedad en audio, en 1998 apareció el MPman, el primer reproductor MP3 de la historia, el cual era un dispositivo muy limitado pero que para la época fue una revolución.

A partir de este momento la historia del audio portatil cambió, pues varias marcas sacaron al mercado su propio reproductor, Sony continuó con su línea Walkman en versión MP3 con diversas capacidades en MB y Apple llegó con el iPod, y así se abrió un mercado de reproductores y formatos de audio digital como WAV, AIFF, FLAC, TTA, ATRAC, Apple Lossless, WMA Lossless, etc.

 

Hoy en día los reproductores de audio vienen incluidos en los “todo en uno” Smartphone, los cuales nos hacen la vida más sencilla y pasadera.

Fuentes:

Wikipedia y Guioteca

Blog

Dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *