Internet libre ¿aún existe? La W3C prefiere que no sea así

Internet libre ¿aún existe? La W3C prefiere que no sea así

Blog

Pensar en un Internet libre es pensar cada vez más en una utopía. Existe libertad para algunas cosas, como decir que odiamos a nuestro presidente en turno, o para compartir teorías conspirativas que a todo mundo gustan, para expresar nuestro desacuerdo con algún producto o para alabarlo. Sin embargo ¿hasta dónde tenemos una verdadera “libertad” en Internet?

¿Internet Libre?

Los delitos siguen siendo delitos y se ha buscado de varias formas poder combatirlos en este mundo digital, sin embargo es difícil ya que Internet no entiende de fronteras ni de “personas”, ya que la gente que se dedica a cometer ilícitos tienen la oportunidad de esconderse bajo seudónimos y personalidades ficticias.

Esto ha llevado a más de uno a pensar en como detener este tipo de improperios, y si bien no es posible combatir todos, si se busca la forma de detener el compartir contenido licenciado o con registros.

Es por eso que la W3C (World Wide Web Consortium) ha decidido aprobar el uso de DRM en la web. Pero, ¿qué tanto afecta a que tengamos un verdadero Internet libre?.

Tratemos de explicar los conceptos que intervienen en este caso.

El DRM

DRM (manejo de derechos digitales por sus siglas en inglés) es un tipo de candados que se colocan a algunos archivos computacionales para evitar su copia y distribución. Su uso es más común en la industria musical y de cine, donde al adquirir un archivo de audio (por lo general canciones o álbumes) o una película tenemos permisos para copiar cierto número de veces, o ninguna, ese archivo y podemos solo compartirlo entre dispositivos que por medio de autenticaciones, demostramos que somos la misma persona que compró o rento ese material.

La W3C

¿Qué o quiénes son la W3C?

Ellos se definen así:

La principal actividad del W3C es desarrollar protocolos y directrices que aseguren el crecimiento de la Web a largo plazo. Los estándares del W3C definen las partes claves que hacen que la World Wide Web funcione.

En palabras simples podemos decir que son la organización que se encarga de dictar cuales son los caminos por los que debe de ir la Internet para lograr que no sea esto un caos.

Los beneficios de esto es que exista un estándar a los que todos se apeguen y así logremos navegar de una forma sencilla ya sea en China, Inglaterra, México o cualquier país del mundo.

Los contras: Como en todo lo que se regula, no se puede tener contento a todo mundo, sin embargo sabemos que la mayoría no las hacen los más, sino los menos que tienen intereses (económicos sobre todo) que pueden ser afectados.

Estándares EME

La forma en que esto podría ser posible es por medio de estándares llamados Encrypted Media Extensions el cuál funcionaría a través del navegador (Chrome, Firefox, Edge, Vivaldi, etc) y evitaría que pudiéramos descargar imágenes, copiar textos, bajar archivos o cualquier otro tipo de copia de lo que vemos a menos que tengamos algún método de desencriptación, y esto sucedería si tenemos permisos de la página la cuál sería muy seguramente por algún pago.

Aunque este tipo de prácticas ya se lleva a cabo, es necesario instalar algún software extra o el uso de algún plugin. Como ejemplos tenemos servicios como Youtube, Netflix, Spotify, Amazon Prime y muchos otros, donde podemos reproducir sus contenidos, en algunos casos a cambio de pagos económicos, en otros en “pago” por medio de consumo de anuncios, pero no es posible la descarga de sus contenidos, al menos no de forma legal. Esto al final es parte de un Internet libre pero controlado, donde al final podemos decidir si lo adquirimos o no.

Internet libre - EME

¿Qué cambiaría entonces?

Al no necesitar plugins o software adicional, cualquiera podría compartir contenido sin que se pudiera guardar para ser utilizado. Esto podría llevar al control de contenido “inapropiado” o más bien incómodo para algunos (sobre todo gente con “poder”) como los memes, videos virales, archivos compartidos, etc. los cuáles se intercambian de manera común, libre y a consentimiento de sus creadores.

Veamos dos casos opuestos, que suceden y que afectan a diferentes personas y/o organizaciones y por lo tanto atenta contra el Internet libre.

  1. Compartir música o películas con derechos de autor. Hay sitios dónde podemos descargar de forma”gratuita” (muchas veces se paga con “clicks” a anuncios y en muchos casos malware) y sin consentimiento de los creadores. Esto es muy común y afecta a numerosas familias que viven de este tipo de contenidos.
  2. Veamos el otro lado de la moneda. ¿Cuántas veces no hemos visto videos de injusticias o de actos inapropiados, sobre todo de autoridades? muchas veces es el único medio que posee un ciudadano para poder evitar injusticias. Al estar controlado el internet este tipo de videos no se distribuirían de forma tan sencilla como pasa ahora.

Los actos ventajosos e ilegales siempre existirán y se tiene que buscar frenarlos sin atentar sobre los derechos de otros. Es un tema muy difícil de controlar y se tiene tanto tiempo tratando de frenar como de edad tiene la humanidad.

Debemos de cuidar nuestra libertad en la web no solo exigiéndola, sino respetando los derechos de los demás, pues de esta forma no se tendrán que buscar medidas que nos afecten bajo pretextos de “protección de derechos”. No se trata de pisar o ser pisados, se trata de respetar para poder exigir respeto.

A pesar de que la W3C determinó que se puede llevar a cabo estas medidas de EME aún no es definitivo, se planea apelar el fallo mostrando cuáles pueden ser las partes que afectaría continuar con esa decisión. En el sitio Defective by Design se está instruyendo y pidiendo apoyo para ir en contra de la decisión tomada en la W3C y podamos continuar con un Internet libre.

Los invito a recapacitar sobre hasta dónde debe llegar la libertad en Internet y hasta dónde no perjudicamos a los demás al hacer uso de esta libertad. Esto en Internet, como en la vida misma se llama respeto, algo que es cada vez más difícil de encontrar en las personas.

“Entre los individuos, como entre las Naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”

– Benito Juárez

Fuentes:

 

Imagen en contenido por Freepik

Google presenta “Backup and Sync” para respaldo de datos en la nube.

Google presenta “Backup and Sync” para respaldo de datos en la nube.

Blog

Será a partir del 28 de junio de este 2017, que Google Drive permitirá hacer copias de seguridad de tu PC mediante su nueva aplicación llamada “Backup and Sync”, y con ello respaldar toda tu información en la nube, así sea una computadora con sistema Windows o MAC.

Para usar Backup and Sync necesitas tener el espacio necesario para almacenar tus archivos, así que Google no te regalará Gigas infinitos con esta nueva función. De cualquier manera, sí se integrará a Google Photos, que almacena de manera ilimitada archivos comprimidos.

De esta manera Google se pone a competir fervientemente con otros servicios muy importantes que existen actualmente, como Dropbox.

Aunque para algunos, este será un cambio pequeño, en realidad es un paso más hacia la integración perfecta entre tu equipo y la nube. El cambio sólo afectará a los consumidores de la versión pública de las apps de Google, pues aquellos que usan la G suite deberán esperar algún tiempo más para que la compañía perfeccione una solución para ellos.

Una vez llegada la fecha establecida, la nueva funcionalidad de Google Drive tardará máximo 3 días en estar disponible para todos los usuarios.

Fuente: Conéctica.com

Las leyes del Creative Commons (defendiendo la autoría intelectual en internet)

Las leyes del Creative Commons (defendiendo la autoría intelectual en internet)

Blog

En la entrega anterior hablamos sobre software libre, respecto a derechos de autor y el copyleft. Como mencionamos, las licencias de este tipo aplican principalmente a programación, en esta ocasión trataremos el tema de sus leyes hermanas, las Creative Commons (CC).

Ya planteamos los beneficios, en lo idílico, que puede ser una sociedad donde todos compartimos nuestras creaciones: nos damos a conocer, retomamos las cosas de otros para aprender y replantearlas o alguien usa lo nuestro para construir algo nuevo. En general esto es algo que el internet y las redes sociales han facilitado, con unos pocos clicks podemos compartir algo que vimos y nos ha gustado, podemos guardar una imagen en nuestros dispositivos o enviar información a quien nos parezca.

Todos nos beneficiamos de esto, incluso con lo fácil que es editar video o imágenes, actualmente es posible crear memes o ediciones de video ya sean críticas o divertidas, y podemos retomar este material una y otra vez, agregar nueva información, actualizarlo, hacerlo llegar a más lugares, pero, ¿qué pasa cuando alguien toma nuestro trabajo para proclamar que es de su autoría o incluso, en el peor de los casos, para lucrar con material ajeno?

Por términos y condiciones de las redes sociales, al colocar algo en ellas automáticamente se vuelve de domino público. Sí, puedes modificar la privacidad de tu contenido, pero al final del día, casi cualquiera puede acceder a las cosas. Entonces, en caso de que queramos seguir aportando nuestras creaciones al mundo a través de estos medios tan accesibles, ¿quién nos protege? Les diré: las Creative Commons.

Ojo, estas leyes no existen para ganar dinero por el hecho de poseer algo, simplemente nos garantiza evitar que nos nieguen el derecho de decir que nosotros creamos las cosas y de cómo permitiremos que se usen.

La cosa es sumamente simple, las leyes Creative Commons se basan en cuatro elementos principales que pueden combinarse de distintas maneras:

Leyes de Creative Commons

Estas “leyes” surgieron precisamente por la gran laguna legal que había para defender la autoría intelectual de algo en el internet, pero a través de ellas no sólo se protege de que terceros lo usen sin permiso, sino también evita que las compañías quieran apropiarse después de los derechos de material para comercializarlo.

Con todo, admito que existe un punto de debate poco claro en el asunto: por un lado los promotores de la cultura libre recalcan a las CC como un paso adelante contra la ideología de los derechos reservados, sin embargo, por lo menos en su página de México, los Creative Commoners declaran que existen como complemento del Copyright, de modo que, ¿Son las Creative Commons realmente libertarias?

Independientemente de eso, yo en lo personal estoy en la facción que aprecia su existencia, pues de este modo mi trabajo está más protegido cuando lo comparto en redes sociales, sin necesidad de enrolarme en el proceso legal de registrar una obra ni de limitarme en los medios que puedo usar para promocionarme, y realmente recomiendo que si les interesa tener bases para defender su trabajo en la web, registren su trabajo en la siguiente página: http://www.creativecommons.mx/

En la próxima y última entrega, les hablaré de dónde pueden encontrar material amparado bajo estas leyes y además les daré recomendaciones de software libre para creativos.