Software libre y librerías Creative Commons. Dónde encontrarlos.

Software libre y librerías Creative Commons. Dónde encontrarlos.

Blog

En los artículos anteriores hablamos de las leyes de Creative Commons y el Copyleft que se extiende al Software Libre; así como los pros de difundir la idea de compartir conocimiento y enriquecerlo. Me parece que es tiempo de recomendarles algunos de los programas o stocks de material que existen bajo estas normas.

Como diseñadora me he dado la oportunidad de experimentar con algunas aplicaciones open source y aunque no son perfectas, creo que son una opción muy recomendable en caso de no tener posibilidad de adquirir licencias legales costosas, si somos estudiantes en formación; o simplemente si queremos tener más recursos para aprender y mejorar nuestro trabajo.

Software libre:

Los siguientes programas pueden ser descargados en sus respectivas páginas (el enlace estará al final de cada descripción), casi cualquier sistema operativo los soporta y en su mayoría son ligeros, de rápido aprendizaje y fáciles de usar:

cuadro-software-libre-01

Así mismo, es muy sencillo encontrar en línea tutoriales y manuales sobre el uso de estos programas; ya sea en YouTube, en foros o en las mismas páginas de descarga.

En cuanto al material distribuido bajo las reglas de creative commons, podemos encontrar material de todo tipo, desde imágenes (ilustración o fotografía), hasta audio o video. En la mayoría de los casos la licencia es del tipo de atribución, se especifica su libre uso siempre y cuando sea para fines no lucrativos.

Para comenzar podemos visitar la página de Let’s CC. Una página que funge como buscador de material, con la opción de encontrar contenido que se permite en uso comercial y puede ser modificado. La página es originaria de Corea pero podemos encontrar la versión en inglés, sus filtros específicos nos ayudan a refinar la búsqueda según nuestras necesidades.

Documentos varios y artículos colaborativos:

Ésta quizá es un poco obvia pero es importante mencionarla: Wikimedia Commons

Sí, todos hemos buscado información en Wikipedia, pero quizá no somos conscientes de que esta basta fuente de información es resultado del esfuerzo colectivo de todos aquellos que investigan, redactan, traducen y editan. Lo “wiki” se extiende y tiene su propia librería en la que podemos encontrar imágenes, videos, artículos, etc. La mayoría en diversos idiomas y accesibles para todo el mundo.

Algo específico pero lleno de información interesante: Europeana

Aquí hallaremos videos, artículos o documentos sobre historia del arte, exhibiciones en línea y libros. Se especializa en material europeo, como su nombre puede sugerirnos, pero está realizada en forma muy limpia.

Fotografías e imágenes:

Bucketlistly, Flickr CC, Bucketlistly, Pexels y Freepik son páginas donde encontrarán un amplio stock de imágenes y fotografías; así como imágenes en vectores y EPS (formato de archivo gráfico) que se pueden editar para su uso libre y no comercial. En flickr y Bucketlistly hallaremos contenido exclusivamente fotográfico, en Pexels y Freepik, hay desde íconos hasta vectores editables; en éstas tenemos la opción de pagar por las imágenes a cambio de saltarnos la regla de atribución al autor. Es por esto que es mucho más económico que páginas como shutterstock o photobucket.

Música y sonidos:

De esta selección, quizá la más conocida es Jamendo, un portal donde encontraremos composiciones adaptables a comerciales, cortos, animaciones, etc. Su política aplica más para usos no comerciales.

Si ustedes están interesados en la mezcla de música, CCMixter es para ustedes. Contiene un amplio repertorio de samples a disposición de DJ’s y músicos.

Si necesitan efectos de sonido para producciones audiovisuales o multimedia, FreeSound es una buena opción en la que encontrarán pistas que abarcan desde audios ambientales hasta sonidos de actividades u objetos específicos.

Claro que las librerías o programas que se enlistan aquí no son los únicos que existen, hay cientos más y su número probablemente irá en aumento; lo que cabe recomendar es que se den la oportunidad de probar estas alternativas creativas, las difundan e incluso si pueden, ayuden a mejorarlas.

Las leyes del Creative Commons (defendiendo la autoría intelectual en internet)

Las leyes del Creative Commons (defendiendo la autoría intelectual en internet)

Blog

En la entrega anterior hablamos sobre software libre, respecto a derechos de autor y el copyleft. Como mencionamos, las licencias de este tipo aplican principalmente a programación, en esta ocasión trataremos el tema de sus leyes hermanas, las Creative Commons (CC).

Ya planteamos los beneficios, en lo idílico, que puede ser una sociedad donde todos compartimos nuestras creaciones: nos damos a conocer, retomamos las cosas de otros para aprender y replantearlas o alguien usa lo nuestro para construir algo nuevo. En general esto es algo que el internet y las redes sociales han facilitado, con unos pocos clicks podemos compartir algo que vimos y nos ha gustado, podemos guardar una imagen en nuestros dispositivos o enviar información a quien nos parezca.

Todos nos beneficiamos de esto, incluso con lo fácil que es editar video o imágenes, actualmente es posible crear memes o ediciones de video ya sean críticas o divertidas, y podemos retomar este material una y otra vez, agregar nueva información, actualizarlo, hacerlo llegar a más lugares, pero, ¿qué pasa cuando alguien toma nuestro trabajo para proclamar que es de su autoría o incluso, en el peor de los casos, para lucrar con material ajeno?

Por términos y condiciones de las redes sociales, al colocar algo en ellas automáticamente se vuelve de domino público. Sí, puedes modificar la privacidad de tu contenido, pero al final del día, casi cualquiera puede acceder a las cosas. Entonces, en caso de que queramos seguir aportando nuestras creaciones al mundo a través de estos medios tan accesibles, ¿quién nos protege? Les diré: las Creative Commons.

Ojo, estas leyes no existen para ganar dinero por el hecho de poseer algo, simplemente nos garantiza evitar que nos nieguen el derecho de decir que nosotros creamos las cosas y de cómo permitiremos que se usen.

La cosa es sumamente simple, las leyes Creative Commons se basan en cuatro elementos principales que pueden combinarse de distintas maneras:

Leyes de Creative Commons

Estas “leyes” surgieron precisamente por la gran laguna legal que había para defender la autoría intelectual de algo en el internet, pero a través de ellas no sólo se protege de que terceros lo usen sin permiso, sino también evita que las compañías quieran apropiarse después de los derechos de material para comercializarlo.

Con todo, admito que existe un punto de debate poco claro en el asunto: por un lado los promotores de la cultura libre recalcan a las CC como un paso adelante contra la ideología de los derechos reservados, sin embargo, por lo menos en su página de México, los Creative Commoners declaran que existen como complemento del Copyright, de modo que, ¿Son las Creative Commons realmente libertarias?

Independientemente de eso, yo en lo personal estoy en la facción que aprecia su existencia, pues de este modo mi trabajo está más protegido cuando lo comparto en redes sociales, sin necesidad de enrolarme en el proceso legal de registrar una obra ni de limitarme en los medios que puedo usar para promocionarme, y realmente recomiendo que si les interesa tener bases para defender su trabajo en la web, registren su trabajo en la siguiente página: creativecommons.org

En la próxima y última entrega, les hablaré de dónde pueden encontrar material amparado bajo estas leyes y además les daré recomendaciones de software libre para creativos.

El Software Libre y el Copyleft

El Software Libre y el Copyleft

Blog

Casi todos hemos tenido en nuestras manos un programa de “dudosa procedencia”; sin embargo, somos conscientes de que enrolarnos con productos pirata tiene dos grandes problemas:

El primero es, que nos pueden cachar y llevarnos al baile, como decimos coloquialmente en México, es decir que hay leyes que estipulan una sentencia en la cárcel por no comprar cosas originales. El segundo, pero no menos importante, es que como no es original nunca podremos acceder a plugins que nos faciliten la vida ni a actualizaciones bonitas. Aunque eso sea lo de menos para muchos de nosotros, debo decirles que existen alternativas amigables y revolucionarias en su tiempo, que por desgracia son poco difundidas, me refiero al movimiento del software libre u open source.

Pero hagamos algo de historia de historia enfocándonos en los puntos más importantes:

• En el pasado todo era de dominio público, gracias a eso grandes obras de la antigüedad se preservaron a través de la historia.

• A finales de 1710 comenzó a respetarse la Ley de Derechos de Autor, y aunque aún había libertad de distribución, se exigía respetar la autoría intelectual. Esto fue evolucionando hasta que en la mayoría de los países se llegó a un acuerdo: los derechos de autor de una obra tendrían una vigencia de 50 años después de la muerte del autor.

• En 1984 Richard M. Stallman lanzó GNU (Gnu’s Not Unix), como una contraparte del sistema operativo UNIX y como protesta a las limitaciones que imponía a sus usuarios.

• En 1985 Richard M. Stallman funda la Free Software Foundation, una organización dedicada a promover y educar sobre el uso de software libre, así como pelear contra el software privativo.

El software privativo es todo aquel que implica una licencia de uso en la que sus términos y condiciones nos impide reproducir, vender, regalar, descifrar, modificar o copiar el programa que nos brindan por una cierta cantidad de dinero. Asimismo dependemos de la compañía proveedora para adquirir actualizaciones, mejoras o continuar su uso después de un determinado plazo.

El software libre, como su nombre nos sugiere, es de carácter gratuito e incluye a programas adscritos a las licencias “Copyleft” (normas establecidas para el libre uso y modificación del material intelectual), y que deben apegarse lo más posible a las siguientes condiciones:

• Es posible utilizar el programa con cualquier fin.

• Es posible acceder al código fuente del mismo.

• Es posible hacer copias del programa.

• Es posible publicar las mejoras.

Existen variantes, por supuesto, el software abierto (no libre) no permite acceso al código, pero sigue siendo libre en su distribución y actualización. Actualmente para casi cualquier actividad que nos requiera un programa especializado, existe una solución de este tipo y muchos de los programas cumplen satisfactoriamente con los resultados que esperamos obtener. Desgraciadamente, es cierto que la mayoría de las herramientas de este tipo aún están algo lejos de llegar a la flexibilidad y variedad de su competencia privativa, y aunque poco a poco ha habido muchos programadores o creativos contribuyentes a la causa, la velocidad a la que evolucionan los programas con Copyright es vertiginosa en comparación.

¿Por qué es importante esto?

Bueno, además de permitirnos acceder a herramientas gratuitas, lo cierto es que Richard M. Stallman comenzó un movimiento mucho más grande de lo que imaginamos, que aboga por la idea de que el conocimiento debe ser por y para todos, que todos podemos y debemos contribuir a ampliarlo y mejorarlo, de manera que nos enriqueceremos culturalmente. Además al usar esta tecnología promovemos su continuación y nos ahorramos unos miles de pesos.

También de aquí se derivaron proyectos importantes como la comunidad Creative Commons, y la ideología del Remix, pero de esto hablaremos en la siguiente parte…

Fuentes:

GNU Organization

Free software foundation