Close
Nuestras Redes

La Recta Final del Año

recta final

Pues así, en un abrir y cerrar de ojos y abismalmente diferente al año pasado, hemos llegado a la recta final del año.

El tiempo pasa y dicen por ahí que pasa más rápido entre más envejecemos, entonces a todos los que se nos fue el año como agua es un recordatorio de nuestra edad jaja.

La recta final del año implica muchas cosas y, por lo general, es una etapa en la que queremos cumplir con los propósitos que hicimos hace 9 meses, con las promesas a las que nos comprometimos y empieza, para algunos, una época de estrés y angustia porque significa que no estamos cumpliendo con lo que queríamos.

Desde mi punto de vista, es una angustia irracional (aunque yo también la padezco para ser honesta). Es una angustia que nos autogeneramos porque al inicio del año cuando todo es buena intención y buenos momentos prometemos o nos comprometemos a cosas que tal vez ni siquiera estén dentro de nuestro alcance realizar.

Tal vez en las circunstancias en las que estábamos de emoción y euforia ya no son las mismas o, simplemente, nuestros eventos o lo que nos emocionaba hace 9 meses ahora ya no.

Lo importante, creo, del cierre de año es hacerlo bien, con cosas que nos hagan sentir paz, que nos den satisfacciones y que nos generen una competencia con nosotros mismos.

Nos quedan 4 meses para ser mejores en cualquier aspecto de nuestras vidas, en pensar y proyectar lo que queremos a futuro y hacer planes para lograrlo. Este año estuvo mucho menos complicado que el anterior, sin embargo, de igual forma seguimos en una situación a la que ya nos acostumbramos.

El bicho nos enseñó la mayor capacidad que tiene el ser humano: la adaptación. Cuando creíamos que lo habíamos vivido todo, llega el bichito y nos dice que siempre no, que aún nos queda por aprender.


Estas circunstancias que nos generaron tanto estrés, tanta incertidumbre y tantas emociones encontradas que nos llevaron a un cierre de año 2020 emocionalmente medio fracturado y que lo único que se pedía en miles de casos era salud y bienestar, ahora nos enseña que sí podemos estar mejor, que podemos ser mejores y que podemos ayudar a ser mejores.

Enfoquémonos entonces en tener 4 meses de reflexión y de sacar ideas para ayudar a los demás, para ser creativos, para crecer y mejorar en 1 aspecto, no importa cuál ni cómo, pero mejorar, evolucionar y avanzar. Claro que, si se puede más pues mejor, pero no seamos abusivos como siempre y hagamos promesas que de antemano sabemos no vamos a cumplir.

En Funnel queremos tener un cierre de año bonito, emotivo, feliz y con calma y tranquilidad. Apapacharnos, apapachar a nuestros clientes y ponernos metas ambiciosas, pero realistas. Queremos ser mejores y estar mejor.

Cuéntanos, ¿te da angustia o estrés el cierre de año?

Por lo pronto a disfrutar de las fiestas patrias y a vivir bonito.

Post a Comment