Close
Nuestras Redes

El Software Libre y el Copyleft

Casi todos hemos tenido en nuestras manos un programa de “dudosa procedencia”; sin embargo, somos conscientes de que enrolarnos con productos pirata tiene dos grandes problemas:

El primero es, que nos pueden cachar y llevarnos al baile, como decimos coloquialmente en México, es decir que hay leyes que estipulan una sentencia en la cárcel por no comprar cosas originales. El segundo, pero no menos importante, es que como no es original nunca podremos acceder a plugins que nos faciliten la vida ni a actualizaciones bonitas. Aunque eso sea lo de menos para muchos de nosotros, debo decirles que existen alternativas amigables y revolucionarias en su tiempo, que por desgracia son poco difundidas, me refiero al movimiento del software libre u open source.

Pero hagamos algo de historia de historia enfocándonos en los puntos más importantes:

• En el pasado todo era de dominio público, gracias a eso grandes obras de la antigüedad se preservaron a través de la historia.

• A finales de 1710 comenzó a respetarse la Ley de Derechos de Autor, y aunque aún había libertad de distribución, se exigía respetar la autoría intelectual. Esto fue evolucionando hasta que en la mayoría de los países se llegó a un acuerdo: los derechos de autor de una obra tendrían una vigencia de 50 años después de la muerte del autor.

• En 1984 Richard M. Stallman lanzó GNU (Gnu’s Not Unix), como una contraparte del sistema operativo UNIX y como protesta a las limitaciones que imponía a sus usuarios.

• En 1985 Richard M. Stallman funda la Free Software Foundation, una organización dedicada a promover y educar sobre el uso de software libre, así como pelear contra el software privativo.

El software privativo es todo aquel que implica una licencia de uso en la que sus términos y condiciones nos impide reproducir, vender, regalar, descifrar, modificar o copiar el programa que nos brindan por una cierta cantidad de dinero. Asimismo dependemos de la compañía proveedora para adquirir actualizaciones, mejoras o continuar su uso después de un determinado plazo.

El software libre, como su nombre nos sugiere, es de carácter gratuito e incluye a programas adscritos a las licencias “Copyleft” (normas establecidas para el libre uso y modificación del material intelectual), y que deben apegarse lo más posible a las siguientes condiciones:

• Es posible utilizar el programa con cualquier fin.

• Es posible acceder al código fuente del mismo.

• Es posible hacer copias del programa.

• Es posible publicar las mejoras.

Existen variantes, por supuesto, el software abierto (no libre) no permite acceso al código, pero sigue siendo libre en su distribución y actualización. Actualmente para casi cualquier actividad que nos requiera un programa especializado, existe una solución de este tipo y muchos de los programas cumplen satisfactoriamente con los resultados que esperamos obtener. Desgraciadamente, es cierto que la mayoría de las herramientas de este tipo aún están algo lejos de llegar a la flexibilidad y variedad de su competencia privativa, y aunque poco a poco ha habido muchos programadores o creativos contribuyentes a la causa, la velocidad a la que evolucionan los programas con Copyright es vertiginosa en comparación.

¿Por qué es importante esto?

Bueno, además de permitirnos acceder a herramientas gratuitas, lo cierto es que Richard M. Stallman comenzó un movimiento mucho más grande de lo que imaginamos, que aboga por la idea de que el conocimiento debe ser por y para todos, que todos podemos y debemos contribuir a ampliarlo y mejorarlo, de manera que nos enriqueceremos culturalmente. Además al usar esta tecnología promovemos su continuación y nos ahorramos unos miles de pesos.

También de aquí se derivaron proyectos importantes como la comunidad Creative Commons, y la ideología del Remix, pero de esto hablaremos en la siguiente parte…

Fuentes:

GNU Organization

Free software foundation

Post a Comment