Close
Nuestras Redes

El Verdadero Home Office

El verdadero home office

Sí, la pandemia a todos nos agarró desprevenidos y no por que no la hayamos visto venir sino porque nunca pensamos que sería por tanto tiempo.

Entonces, qué hacer cuando es momento de dejar de idealizar el home office y ponerse a ver qué se debe hacer para hacerlo funcional para mí, para mi familia y para no enloquecer todos juntos y encerrados.

Al inicio todo fue felicidad y se mostraron miles de publicaciones sobre sugerencias del home office ideal, lo que debías hacer, lo que no debías hacer, cómo conseguir no morir en el intento y si, todo maravilloso hasta que se volvió algo que para muchos tal vez es para siempre.

¿Cómo es el verdadero home office?

Es una nueva forma de vida y entonces ahora sí, el entorno iluminado, una conexión de internet poderosa, una silla ergonómica y no solo en el comedor, un espacio especialmente diseñado para tu oficina y demás requerimientos que parecían ser una exageración.

Después de casi 6 meses nos enfrentamos a que eso ya es una realidad y que se debe hacer sí o sí.

home office nueva normalidad

Cambios en nuestra vida laboral

Partiendo desde los espacios, pensemos en las cosas que han cambiado en esta pandemia y a las que nos hemos debido adaptar para sobrevivir. Ten la libertad de comentarnos si agregarías alguna o varias a la lista.

  • La despertada y levantada: antes te levantabas, ibas al gimnasio o te bañabas y salías al trabajo; hoy: te levantas mucho antes porque hay que levantar a todos, dar de desayunar, sentarlos a la escuela o de plano encargarlos al ser divino de preferencia para que nos dejen trabajar.
  • Las juntas se multiplicaron, ahora hay juntas para todo y en todo momento, entonces esas juntas virtuales colapsan por los hijos, por el que entrega el super, por el gas, el timbre, el teléfono, etc. Es decir, hay que estar en dos o tres cosas al mismo tiempo sin mencionar el tema de que, además, hay que ver que los hijos pongan atención en sus clases o no hablar en la VC cuando estemos en mute.
  • La hora de la comida desaparece, entre organizar todo, ¿entre todos y cada uno su función se vuelve un torbellino de corredera para todos lados que termina por hacer que comas con el teléfono al lado por si llaman y… hay que contestar no? Se acabó el que llamen a la oficina y la muy amable recepcionista diga: Salió a comer.
  • Y la peor de todas, el horario de oficina parece ser que se extendió y ahora no importa si son las 8:00 de la mañana o de la noche, el caso es que se solicitan juntas a deshoras y duran años.

Ventajas del Home Office

Pero no todo es malo, una de las grandes ventajas del home office es que se gasta menos, se contamina menos, se convive más con la familia (por lo menos todos comen juntos), se aprende a determinar urgencias y se puede tener más tiempo para atender cosas de casa o a los peques.

Sí, lo que es un hecho es que hay que aprender a poner límites, a establecer horarios, a cambiar rutinas de todos y hacerlas eficientes y funcionales para cada familia. Es decir, hay que establecer nuevos hábitos y podemos tomarlo como una muy buena oportunidad para mejorar aspectos en los que estábamos un tanto desorientados.

Aprender, como hijos que hay que respetar el horario de los papás, que el que estén ahí no significa que pueden interrumpir a cada momento y como papás poner límites en casa y que cuando estén conectados eviten estar en tres cosas al mismo tiempo porque: ES MUY OBVIO.

Para muchas empresas esta es una nueva realidad y como trabajadores debemos adaptarnos a la “nueva normalidad” y saber que todo cambio siempre es para mejorar y para crecer.

Aportemos cosas buenas, aprendamos cosas mejores y sigamos adelante con esta modalidad de trabajo desde casa que a muchos nos ha beneficiado, nos ha enseñado cómo ser más productivos, más eficientes y nos ha dado la oportunidad de estar en un ambiente cómodo, tranquilo y con la familia.

La realidad

En conclusión, la nueva realidad del Home Office es que todo el mundo cree que no se hace nada y que se trabaja en pijama o se está viendo la televisión mientras se trabaja, que se puede hacer shopping, ir a desayunar, etc.

La realidad ahora es que muchas empresas van a ampliar el home office y se han dado cuenta que su plantilla es más productiva, se reducen espacios, se reducen costos.

La otra realidad es que se está más tiempo con la familia y aunque cada uno está en su actividad, se está juntos más tiempo, por lo menos en las comidas se convive más.

Un home office bien llevado es maravilloso para todos. La realidad de un home office es que es muy práctico y todo el mundo gana, siempre y cuando no se abuse de la libertad que da el trabajar desde casa (para los empleados) o para los clientes el no enviar o solicitar cosas fuera del horario laboral.

¿Es tu caso el que el home office se hizo permanente? Para Funnel, es una posibilidad.

Post a Comment